FANDOM


Selendis es la actual ejecutora protoss

Es referida en ocasiones como "alta ejecutora".

BiografiaEditar

La Guerra de EspeciesEditar

Selendis fue estudiante de Artanis. En la reorganización posterior a la Gran Guerra, fue promovida a ejecutora, actuando como asistente de Artanis y comandando a las fuerzas militares combinadas de los protoss.

Poco después de la caída de Aiur y la exitosa defensa y activación del templo xel'naga de Shakuras, formó parte de una misión para rescatar a tres héroes en Aiur. Sin embargo, la misión fue interrumpida por [[1]], quien asesinó a dos de los tres héroes antes de ser capturados junto con tres de sus seguidores. También estuvo al tanto de los Shel'na Kryhas (supervivientes protoss) varados en Aiur, pero no creía que era posible salvarlos. Ella, Zeratul y Artanis aceptaron mantener en secreto su presencia. Luego ella supervisaría la derrota de Ulrezaj sobre Shakuras. Ella después expresaría ansias por llevar la batalla contra los zerg y reclamar Aiur.

CrepúsculoEditar

En 2503, Selendis se enfrentó a un dilema cuando el portal de transposición de Shakuras se activó, y de él emergieron antiguos tal'darim (sobrevivientes protoss de Aiur, separados de los [Kryhas|Shel'na Kryhas], adictos a la droga Gota de sol) y una terran, Rosemary Dahl. Declararon que habían escapado de Ulrezaj, un poderoso arconte oscuro terrorista que había cometido una cantidad de crímenes contra los protoss. Los Tal'darim fueron aprehendidos para ser castigados por sus adicciones, pero Dahl estaba presa. Selendis conoció ahí a Dahl. Dahl intentó convencerla de su misión – rescatar a Jake Ramsey, quien llevaba con él a Zamara, una preservadora, pero Selendis no estaba dispuesta a creerle a Dahl, ya que los terrans no eran considerados como confiables (en especial mujeres terran, como Sarah Kerrigan) y su mente pudo haber sido influenciada por la Gota de sol.

Después de que se verificara el relato, Selendis empezó a tratar a Dahl con más respeto, como por ejemplo, no leyó su mente sin permiso. Incluso ella abogó por la causa de Dahl ante la Jerarquía, creyendo que podía persuadir a su antiguo instructor, Artanis, para estar de su lado. Ellas convencieron a Artanis, en parte a través de la manipulación de Selendis de los egos de los líderes, y Selendis se postuló a sí misma para liderar la misión para capturar a Ulrezaj por sus crímenes contra los protoss, como el asesinato de preservadores. El líder de los Nerazim, Mohandar, reveló que él sabía donde podría ir Zamara – la luna santuario de los Templarios oscuros de [[2]]. Selendis lo convenció de revelar la ubicación, y permitirle liderar a sus fuerzas ahí.

Ramsey y Zamara habían llegado primero al [[3]]; Selendis llegó con Mohandar, Vartanil y un pequeño número de protoss. Mientras Ramsey se sometió a una "operación" para extirpar a Zamara, los zerg bajo el mando de Ethan Stewart apareció, y Selendis se enteró de que no podía entrar al Khala ahí y por lo tanto no podía llamar refuerzos. Stewart exigió una audiencia.

Selendis le contó de la operación, convenciéndolo de no interferir. Sin embargo, él insistió en enviar a un solo hidralisco para verla, en caso de que él estuviera siendo engañado. Dahl y Vartanil empezaron a arreglar una vieja nave mientras los alysaar comenzaron a mover cristales de memoria hacia la nave, para asegurarse de que el conocimiento llegara a salvo hacia Shakuras; mientras tanto, otra nave buscaría refuerzos.

Las condiciones cambiaron cuando Ulrezaj apareció en el campo de batalla, habiendo recargado su energía. Los zerg atacaron a Ulrezaj pero también enviaron zergueznos al templo. Selendis mató rápidamente a muchos, pero no los pudo detener a todos. Una fuerza del Dominio Terran bajo el mando de Valerian Mengsk apareció luego; hirieron severamente a Stewart. Mientras Dahl se dirigió para darle el golpe de gracia, Selendis hirió la cabeza de Stewart, para proteger a Dahl de su propia venganza. Dahl no estaba contenta con esto.

Selendis desapareció antes de que el Dominio pudiera reclamar el sitio, pero después una flota de naves protoss apareció, ahuyentando al Dominio.

Haven Editar

Los protoss siguieron evitando la invasión zerg. La encontraron en Haven, un mundo cerca del espacio protoss, que fue asentado por refugiados terran de Agria. Los refugiados habían viajado de un punto de parada en Meinhoff después del brote de un virus de infestación zerg. Mientras el brote era contenido por los Rebeldes de Raynor, algunos de los colonos permanecieron infectados y el virus estalló de nuevo. La infestación fue detectada y Selendis lideró una flota para puruficar a Haven.

Antes de que pudiera comenzar la purificación, los Rebeldes de Raynor llegaron para investigar las condiciones de la colonia bajo petición de la Doctora Ariel Hanson. Selendis cordialmente saludó al Comandante Jim Raynor y le informó de sus intenciones. Hanson quería más tiempo para trabajar en una cura para el virus.

Opción de trama 1: Los Rebeldes se oponen a los protoss

Raynor mantuvo la esperanza de que una cura se podría encontrar a tiempo y se negó a permitir que los protoss purificaran el planeta. Selendis ordenó a su flota a atacar, pero fueron repelidos por los Rebeldes. Mientras ella se retiraba, Selendis esperaba que los terran no sintieran remordimientos y no despreció a Raynor.

Opción de trama 2: Los Rebeldes trabajan con los protoss

Raynor estuvo de acuerdo con Selendis en que la situación era muy nefasta como para esperar una cura. En lugar de los protoss, él ordenó a los Rebeldes que purgaran la colonia.

Hijos del Vacío Editar

Selendis ayudó a construir la Armada Dorada, una flota que se construyó para reclamar Aiur de los zerg. Esto causó tensión entre los Khalai y los Nerazim en Shakuras, los Nerazim creían que los valores e impulso de un sola mente de los Khalai para reclamar Aiur estaba arriesgando la cultura Nerazim.

Las tensiones llegaron a un punto donde la Ciudadela fue tomada por Taelus y una banda de templarios oscuros, que esperaban provocar hostilidades entre las dos razas y expulsar a los Khalai de Shakuras. Artanis le ordenó a Selendis llevar a un escuadrón de zelots a la Ciudadela y desalojarlos. Vorazún y Mohandar se dieron cuenta de que esto era exactamente lo que quería Taelus, y fueron para negociar con él, pero se vieron obligados a pelear con Taelus y sus fuerzas para prevenir que las tensiones se acaloraran. En el proceso, tanto Taelus como Mohandar fueron asesinados. Selendis se irritó ante la acción impulsiva de Vorazún, pero no dijo nada, y mantuvo en su lugar a sus zelots.

Legacy of the Void Editar

La reclamación de Aiur Editar

Selendis estuvo presente con la Armada Dorada cuando los Daelaam lanzó su intento de reclamación de Aiur. Mientras los Templarios se preparaban para transposicionarse en masa sobre la superficie del planeta, el Prelado Oscuro Zeratul apareció en el puente de la nave en la que ella y Artanis estaban. Selendis ordenó a los templarios arrestar al "traidor", pero Artanis los detuvo, dispuesto a oir a Zeratul. El Nerazim declaró que Amón había regresado, y que la invasión debía ser detenida para que los protoss pudieran encargarse de la mayor amenaza que él estaba planteando. Selendis declaró que no se podía confiar en Zeratul, y les recordó a lo presentes que fueron las accione de Zeratul en la Gran Guerra que permitieron a los zerg encontrar e invadir el planeta en primer lugar. Artanis era más cordial con el Nerazim, pero no obstante declaró que muchas vidas ya habían sido sacrificadas para desistir de la invasión. Así, le ordenó a Selendis empezar a transposicionar a sus fuerzas.

Los protoss aterrizaron en las afueras de la arruinada ciudad de Kherrisan, donde se abrieron paso con los zerg para reactivar su red de transposición. Tuvieron éxito, aunque no sin antes encontrar a zerg que no eran salvajes, y se vieron obligado a asesinar a los hostigadores híbridos que estaban controlando a los zerg. Artanis le cedió el mando de la invasión a Selendis, mientras él se retiraba para discutir cosas con Zeratul.

Cuando Selendis perdió contacto con Artanis, le pidió a Zeratul liderar una fuerza para encontrarlo. Como muchos de los Khalai, Selendis cayó bajo la esclavitud de Amón a través de su corrupción del Khala. Lideró a sus camaradas esclavos contra los Daelaam, sirviendo como vocera de Amón después de ser expulsado de Artanis, pero sus antiguos camaradas pudieron escapar de Aiur en la Lanza de Adún.

En Taro Artanis Editar

Habiendo reunido a nuevos aliados, los Daelaam relanzaron su invasión sobre Aiur, destruyendo la matriz psiónica en un intento por demorar a la Armada. Después de destruir el cuerpo de Amón, la Armada Dorada llegó bajo el mando de Selendis. Los Daelaam intentaron todo lo posible por no herir a sus camaradas y esperar hasta que la Piedra xel'naga fuera activada. En las etapas finales de la batalla, Selendis derrotó a muchos zelots después de ser contenida por Artanis en el templo, y después de que volvieran en sí brevemente, Artanis les pidió cortar sus cordones neurales. Aunque Selendis dudó de su decisión, Artanis los convenció de ser libres de Amón y Selendis fue la primera en cortan su cordón neural, mientras todos los demás la siguieron. Con esto, los Templarios fueron liberados del control de Amón.

Una reunión inesperada Editar

En medio de la reconstrucción de Aiur, Selendis estaba a bordo de la Lanza de Adún cuando un mensaje fue recibido desde Ulnar; un mensaje de Kerrigan quien pedía ayuda. Artanis lo respondió llevando a la Lanza de Adún hacia Ulnar llevando una porción de la Gran Flota y de la Flota de la Muerte. Selendis estaba presente en la reunión entre Artanis, Kerrigan y Raynor, y expresó desconfianza ante la reina de los zerg.

En absoluta oscuridad Editar

En la visión apocalíptica del futuro de la Mente Suprema, Selendis era asesinada en un mundo distante y ensombrecido, en la última batalla de los protoss contra Amón liderando una flota de portanaves y una fuerza terrestre. Sus últimas palabras antes de morir fueron pidiéndole perdón a Tassadar por no haber sido lo suficientemente fuerte.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.